Cinturón de hierro

Tras la sublevación militar del 18 de julio de 1936  las tropas franquistas asedian Gipuzkoa y avanzan hacia Bizkaia. En septiembre, el frente se estabiliza entre Markina-Xemein y Eibar. La Junta de Defensa de Bizkaia decide crear entonces la infraestructura más grande jamás construida en Bizkaia; una línea defensiva de unos 80 km de longitud, que en forma de herradura protegiese Bilbao y sus enclaves estratégicos: el puerto de El Abra, los aeródromos, la industria y las principales infraestructuras de abastecimiento de luz y agua, como el pantano de Zollo. Con esta fortificación también se intentaba proteger a gran parte de la población vizcaína y a miles de refugiados guipuzcoanos, que a medida que avanzada el ejército nacional, se había ido retirando hacia Bilbao, en busca de refugio.

Su nombre original era Cinturón Defensivo de Bilbao. Fue el bando nacional el que posteriormente lo llamaría “Cinturón de Hierro”, para realzar la victoria sobre la línea defensiva. Estaba principalmente compuesta por trincheras, alambradas, parapetos, nidos de ametralladora, conjuntos fortificados, abrigos... Pero era una obra inacabada.

La idea del Cinturón de Hierro surgió del Gobernador Civil de Bizkaia, José Echevarría Novoa, y del Jefe de Estado Mayor del Ejército del Norte, el teniente Francisco Ciutat, pero las obras comenzaron ya bajo el mando del recientemente instituido Gobierno Provisional de Euzkadi en octubre del 1936.

La línea fue diseñada por Alberto Montaud Noguerol, comandante de ingenieros retirado y su construcción fue dirigida por los capitanes de ingenieros Pablo Murga (en activo) y Alejandro Goicoechea (retirado). Los dos traicionaron al Gobierno de Euzkadi: Pablo Murga fue detenido en octubre de 1936 y fusilado en noviembre del mismo año; Alejandro Goicoechea logró pasarse al bando nacional el 27 de febrero de 1937, ayudando con su conocimiento la caída de esta gran infraestructura. 

Las obras comenzaron con fuerza pero comenzaron a sufrir altibajos e incluso algún que otro parón que fue subsanado con la contratación de mano de obra de los municipios cercanos a donde se ejecutaban los trabajos de cada sector, evitándose así en la medida de lo posible el traslado de los trabajadores a las obras y el alojamiento. Las obras fueron ejecutadas por  miles de trabajadores, en su mayoría civiles, de los cuales la inmensa mayoría eran hombres menores de  17 años y mayores de 30, fuera de la edad militar. También fueron contratadas mujeres, pero en algunos sectores concretos y cobrando un sueldo menor que los hombres de su misma categoría.

Aquella gran infraestructura se encontraba dividida en 5 sectores:

1º Sector; se extendía desde Punta Lucero en Zierbena hasta el camino de Galdames a Castaños en el municipio de Galdames.

2º Sector; se inicia en el camino de Galdames a Castaños y finaliza en el monte Ganekogorta.

3º Sector; transcurre desde el Ganekogorta hasta Artetagan en Galdakao.

4º Sector; inicia su trazado en Artetagan y termina en el monte Gaztelumendi en Larrabetzu.

5º Sector; transcurre desde Gaztelumendi hasta la costa en los municipios de Getxo, Sopela y Barrika. 

3º Sector, incluía el terreno entre Okondo y Galdakao.

El municipio de Zeberio estaba integrado dentro del 3º Sector, Sector que transcurría por los municipios de Okondo, Llodio/Laudio, Arrankudiaga, Ugao/Miraballes, Zeberio y Galdakao. A su vez este Sector estaba dividido en tres subsectores denominados subsector de Zollo, subsector de Miraballes y subsector de Upo. Estando Zeberio incluido casi por completo en el subsector de Upo pero con una pequeña parte, la zona de Saldarian, en el subsector de Miraballes. Es precisamente en el subsector del Upo donde quedó preparado uno de los “portillos” o zonas débiles dejadas por Goicoechea para la rotura del Cinturón de Hierro, rotura que finalmente se dio el 12 de junio de 1937 por el 4º Sector en otro de los “portillos” que fue el preparado entre los montes Urrusti y Gaztelumendi.

Más información